El verano pone en alerta el cuidado de la piel, del cabello, de las manos…pero a veces olvidamos otra zona sensible como la de los pies, que pasa largo tiempo al descubierto. Aunque deberíamos velar por ellos todo el año (soportan el peso corporal sin descanso), lo cierto es que la llegada del calor y el cambio del calzado en verano nos obliga a extremar las precauciones.

Médicos privados podólogos Mallorca

El ‘pie de atleta’ y las verrugas plantares son los problemas más frecuentes en verano

El exceso de sudoración, la sequedad, llevar el pie al aire…todo ello pasa factura a estas extremidades cuando olvidamos su vigilancia. Con ayuda de los dermatólogos y podólogos en Mallorca del Cercle de Salut repasamos cuáles son los principales problemas de no cuidar los pies en verano y cómo pueden evitarse:

  • Rozaduras y ampollas: Prescindir de los calcetines y de las medias hace que la piel friccione con el calzado y puedan aparecer heridas.  Una sandalia o zapato cómodo, transpirable y con suela flexible ayuda en gran medida a evitar estas lesiones. Si te ha salido una rozadura, desinféctala y cúbrela con un apósito. Si se trata de una ampolla, pínchala con una aguja limpia para que suelte el líquido. A continuación, desinféctala y tápala.
  • Exceso de sudoración: Utiliza productos que regulen la transpiración como son los desodorantes o los antitranspirantes. Si observas la aparición de grietas interdigitales, usa un antiséptico y algún producto secante (polvos de talco). Si tienes que llevar calcetines, mejor que sean de algodón o de hilo para que el pie pueda transpirar mejor.
  • Sequedad en lo pies: No olvides aplicar crema hidratante todos los días en los talones y en el dorso del pie, sobre todo por la noche para evitar que la sudoración aumente por el día.
  • El ‘pie de atleta’: Este problema tan común en verano viene de una infección por hongos, derivada de una sudoración excesiva y de una humedad concentrada.  Debe tratarse con constancia con antimicóticos. Medidas sencillas como una correcta higiene diaria de los pies (siempre bien secos); uso de chanclas o zapatillas de goma en piscinas, saunas y zonas húmedas; evitar compartir toallas o calzado…ponen barreras a esta enfermedad.
  • Verrugas plantares o papilomavirus: Estos contagios son frecuentes sobre todo en niños y su contagio se da en gran medida en zonas húmedas y calientes como gimnasios o piscinas. En caso de observarse, hay que acudir al dermatólogo en Mallorca para seguir un tratamiento adecuado.

En definitiva, si además de la belleza te preocupa la salud de tus pies en verano, recuerda mantener una buena higiene e hidratación de la zona, extremar la protección en lugares públicos y usar un calzado cómodo y adecuado para la época estival.

Para más información, contacta con los médicos en Mallorca del Cercle de Salut. No pierdas la oportunidad de inscribirte gratuitamente en su web para acceder a tratamientos y servicios médicos a precios de entre un 30% y un 70% menos, que lo que desembolsarías directamente en consulta. Mismos médicos y mismos servicios en Mallorca a menor precio. Sin cuotas, seguro médico u obligatoriedad de uso.