La otitis es una de las enfermedades más típicas del verano. Al igual que la deshidratación, las quemaduras solares, la conjuntivitis o los problemas en los pies (verrugas plantares) tiene su máxima incidencia en esta época del año, cuando las altas temperaturas favorecen la sudoración excesiva y los baños en sitios públicos. Tras ella suele esconderse el contacto con el agua, que infecta, inflama o infecta la parte externa del oído y del conducto auditivo externo, provocando tal dolor que puede llegar incluso a arruinar las ansiadas vacaciones.

No en vano, más del 80% de las otitis externas, conocidas como otitis de verano o “otitis del nadador”, se contagian en las playas y piscinas. La combinación del agua y del calor favorece la propagación de hongos y bacterias, que aprovechan la humedad y las irritaciones como puntos de entrada. Aunque en ocasiones, estos seres y microorganismos se encuentran en el propio oído, esperando únicamente que se den las condiciones idóneas para su desarrollo.

Nos lo apuntan los otorrinos en Mallorca del Cercle de Salut, que a su vez indican que las personas que más tiempo pasan en el agua (niños y adolescentes) y aquellas con trastornos en los que la piel puede ser más débil (como los diabéticos) son los más propensos a sufrirlas. Asimismo, señalan que hay que visitar al médico tan pronto como aparezcan los primeros síntomas, e insisten en que el paciente debe cumplir el tratamiento indicado hasta que la infección esté totalmente curada. En caso contrario,  la otitis puede reaparecer con mayor agresividad.

Médicos Mallorca Otitis

La otitis debe ser curada lo más pronto posible para evitar que se agrave

En cuanto a los síntomas que indican esta patología resaltan: las secreciones de color amarillo o verde amarillento en el oído, el mal olor proveniente del mismo, el picazón o el dolor de oído que empeora al tocarse la oreja etc…

Entre las medidas para prevenir la otitis externa o de verano destacan:

  • Cuidado con la limpieza de oídos: Hay que secar muy bien y con cuidado la zona (tanto después de un chapuzón como de la ducha), sin introducir nada en el conducto auditivo para evitar lesiones o heridas que abran la puerta a las bacterias. Para limpiar la parte externa de los oídos, es mejor utilizar una gasa húmeda que retire la suciedad acumulada. Recuerda que la cera actúa como protección ante la presencia de infecciones y consulta al médico de cabecera en Mallorca sobre el uso de tapones y bastoncillos para los oídos.
  • Calidad de las aguas: Aunque la buena calidad del agua no es una barrera total ante la otitis externa, es mejor bañarse en aquellos lugares con garantía de que el agua se ha tratado adecuadamente (en una playa, por ejemplo, busca la bandera azul). Ten en cuenta que los microorganismos presentes en aguas contaminadas (aguas estancas, piscinas sin control…) favorecen las infecciones.
  • Evitar durante el baño o la ducha una entrada excesiva de agua en los oídos, de agua y jabón en el segundo caso. Si se queda habitualmente agua en el oído hay que acudir al especialista para que no derive en una infección.

En caso de sufrir esta molestia, evita mojar el oído bajo ningún concepto y consulta al profesional de la salud sobre el tratamiento a seguir. En algunos casos, estas otitis externas se curarán por sí solas pasados unos diez días. 

Recuerda que el Cercle de Salut pone a tu disposición más de 80 médicos en Mallorca que ofrecen sus servicios a precios más reducidos a las personas adheridas a la entidad. La inscripción es gratuita y puede hacerse en tan solo unos segundos a través de www.cercledesalut.es. No requiere compromiso de uso, seguro o pago de cuotas mensuales y permite acceder a descuentos exclusivos en salud de entre un 30 y un 70% menos que si acudes por tu cuenta a la consulta.