La miopía es una anomalía o defecto de la visión que hace percibir los objetos lejanos borrosos o pocos claros como consecuencia de que el ojo enfoca las imágenes delante de y no sobre la retina. En términos generales, se acepta su componente hereditario, ya que los niños con padres miopes son más proclives a sufrirla.

Detectar y poner solución a la miopía es fundamental para que los pequeños no vean afectado su rendimiento escolar y puedan desarrollar con normalidad su capacidad de aprendizaje. Por eso, repasamos junto a los oftalmólogos en Mallorca del Cercle de Salut los principales síntomas que te indicarán que tu hijo sufre de miopía u otro problema visual:

  • No ve bien la pizarra. Muchas veces el niño ya es miope con anterioridad, pero no es hasta la edad escolar cuando comienza a percibir esta alteración visual. En ocasiones, los propios niños afectados piden sentarse más adelante, pero no son pocas las veces en que prefieren callarse. En estos casos su rendimiento escolar empeora al no poder seguir con facilidad las explicaciones del profesor.
  • No reconoce fácilmente a los padres cuando sale del colegio: Un niño miope tarda más en correr hacia sus progenitores que el resto por el problema de visión. En este caso, una pista clara pasa por observar si echa la cabeza hacia delante para buscarte.
  • En línea a lo anterior, el niño miope tiene problemas para identificar a otros conocidos o incluso llega a confundirlos si están a cierta distancia.
  • Cefaleas o dolor de cabeza: Este síntoma es realmente más común en los hipermétropes, aquellos que- contrariamente a los miopes- pueden enfocar claramente las cosas lejanas pero no las cercanas.
  • Achina o entrecierra los ojos al mirar de lejos para enfocar mejor la visión.
  • Se acerca mucho a la televisión.
  • Rehuye de aquellos juegos en que ver bien de cerca es necesario. Esto puede llevarle incluso a aislarse de sus compañeros o amigos.
La miopía afecta al rendimiento escolar del niño

La miopía afecta al rendimiento escolar del niño

 ¿Cómo corregir la miopía?

Según los médicos en Mallorca, puede hacerse frente a la miopía mediante el uso de gafas, lentes de contacto o cirugía. Esta última, aplicada con diferentes técnicas, se realiza con la intención de cambiar la forma de la córnea permanentemente, para mejorar la visión refractiva.

La cirugía LASIK (también para la hipermetropía y el astigmatismo) es la técnica más extendida. Se trata de una operación que se vale de un láser de baja potencia para mejorar la visión sin necesidad de gafas o lentillas. Este tipo de cirugía se caracteriza sobre todo por ser muy precisa, requerir un sencillo postoperatorio y permitir una recuperación muy rápida. Normalmente suele realizarse a partir de los 20 años, cuando se considera que la miopía se estabiliza.